Los niños pasan menos tiempo al aire libre que los presos. Ésta es la impactante conclusión de un estudio promovido en Gran Bretaña, según el cual los críos de entre cinco y doce años, en general, sólo están media hora al día jugando en la calle. Es curioso como los niños de hoy en día pasan menos tiempo al aire libre que los internos de las prisiones de máxima seguridad de Estados Unidos, que salen al patio al menos dos horas diarias: el cuádruple del tiempo que los niños. De ahí, que tras estos resultados, hayan puesto en marcha la campaña "Free the kids" (liberen a los niños).

Alarma por la baja actividad física de los pequeños: enganchados a la tele o internet, apenas están media hora diaria en la calle.

Roberto Llamedo, profesor y doctor en Educación Física afirma que actualmente los niños encuentran su diversión en instrumentos que fomentan la vida sedentaria, como el móvil, la televisión o internet. Así pues, en muchas ocasiones no juegan entre ellos o no realizan actividades físicas juntos, y en consecuencia, muchos de ellos no desarrollan ni habilidades motrices: saltar a la comba, nadar o montar en bici; ni habilidades sociales: la empatía, la escucha o la expresión verbal y no verbal; y por supuesto, no mejoran su propia condición física que tiene mucho que ver con la salud: la capacidad cardiovascular, la fuerza o la propia composición corporal, por ejemplo.

En este sentido, el sedentarismo probablemente no tiene que ver con quedarse en casa o no, aunque hemos visto que no facilita la actividad física. Hay niños en el parque con el móvil y niños en casa haciendo deporte. Pero está claro que la calle facilita otro tipo de aprendizajes y sí favorece la actividad física a través sobre todo del juego. Ahora bien, es verdad que los padres y madres que fuera del horario escolar escogen actividades formativas para sus hijos e hijas que no implican juegos motores o actividad física, probablemente tendrían que plantearse seriamente si estos pasan demasiado tiempo entre cuatro paredes, ya que no olvidemos que el cuerpo del ser humano está diseñado para moverse y desplazarse.

En relación a las consecuencias del sedentarismo, el profesor Llamedo explica que entre un 25 y 28 por ciento de la población que tiene entre 2 y 17 años padece sobrepeso, según el Instituto Nacional de Estadística. El 80 por ciento de los niños y adolescentes de nuestro país sólo hacen actividad física en la clase de Educación Física. Lo negativo es que sólo disponen de 1 hora y 50 minutos a la semana, que queda reducido a una hora y media efectiva. Un tiempo que Llamedo considera insuficiente y que está por debajo del que disponen en los colegios e institutos de otros países europeos. Además, una hora y media semanal está muy lejos de los 55 minutos diarios de ejercicio que recomienda la Organización Mundial de la Salud, que además debe ser de una intensidad de moderada a vigorosa.