Hoy en día, existe un gran avance en el campo del olfato del perro, el cual es de gran utilidad para el hombre en múltiples aspectos.

Contamos con perros especializados en la detección de una amplia variedad de enfermedades, desde lipotímias hasta cáncer.

Otros, detectores de minas o explosivos, de estupefacientes, de chinches, de picudo, etc. Esto es posible gracias a la gran sensibilidad de su olfato, el cual posee aproximadamente 350 millones de células olfativas más que el del ser humano.

De mano de los apasionados de la nariz del perro, nació la Federación Española de Perros Detectores (FEPDE), con el fin de promover esta disciplina a un nivel menos profesional, asequible a cualquiera que lo quiera disfrutar.

Consta de varias pruebas anuales en diferentes puntos de España, en las cuales se evalúa el trabajo de focalización de esencias naturales (salvia, cedro y clavo), en distintos escenarios y contando con tres niveles de dificultad.

En Agility Biar se encuentra a disposición, nuestra monitora Tania Escribano, especializada en detección y competidora de la FEPDE.

Es apto para todo tipo de raza. Es más, resulta muy beneficioso para estimular la mente del perro, reducir ansiedades y crear un fuerte vínculo con tu compañero.