Desde que se retiró en octubre de 2012, coincidiendo con la disputa del torneo de Valencia, Juan Carlos Ferrero ha sabido mantenerse en forma para convertirse en el mejor tenista entre las leyendas. El valenciano-alicantino, campeón del dobles senior de Roland Garros con Carlos Moyá, en las ediciones de 2015 y 2016, y junto a Álex Corretja, en 2018, se impuso también el año pasado en las finales del Champions Tour en el Royal Albert Hall de Londres, lo que vendría a ser el Masters de la categoría. Sin olvidar los triunfos en Ciudad de México, en 2016, y en Estocolmo 2017, todos dentro del circuito de veteranos.

Pues Ferrero, que en septiembre se adjudicó la tercera edición de la Senior Masters Cup de Marbella, derrotó hoy a Tommy Haas para defender la corona del Champions Tennis de Londres. El español, que había derrotado en la fase de grupos a Mark Phillipoussis y Goran Ivanisevic, dio buena cuenta de Haas por 6-3 y 7-6(3).

'Juanqui', a sus 38 años, conserva un físico envidiable gracias a su labor como entrenador en la Academia Equelite de Villena que lleva su nombre. El exnúmero 1 mundial, que el año pasado entrenaba a Alexander Zverev, ahora lo hace con otra promesa como Carlos Alcaraz. Y los peloteos en pista le han servido como preparación para seguir siendo el más completo del planeta entre los profesionales que ya han colgado la raqueta.

Ferrero, fiel al restaurante español 'Cambio de Tercio' durante su estancia en la capital británica, celebrará allí la consecución de un nuevo logro, algo que ya hicieron antes Rafael Nadal y Garbiñe Muguruza con sus éxitos en Wimbledon.

"Estoy muy contento por la victoria porque el ambiente en las finales siempre es distinto al resto de partidos", decía el vencedor, que hace dos meses había cedido con Haas en las semifinales del torneo de Mallorca sobre tierra batida.

Enlace de la noticia: https://www.marca.com/tenis/2018/12/09/5c0d726e226...