Los más escépticos tienen motivos para ilusionarse porque hay futuro en el tenis español tras Rafa Nadal. Ese talento que ya emula los récords de precocidad del mallorquín se llama Carlos Alcaraz y entrena en Villena en la JC Ferrero Equelite con el ganador del Open de Francia de 2003.

Desde que la JC Ferrero Equelite abriera sus puertas en 1990, son muchas las promesas del tenis que aquí se han formado y que han alcanzado más tarde la esfera profesional, y el siguiente en engrosar la lista podría ser Alcaraz pero no de cualquier manera. A sus 15 años ya ha igualado una marca en poder de Nadal desde 2002, al convertirse en el primer español desde entonces en superar a un top 200 de la ATP, con una victoria sobre Pedro Martínez (140) en el Challenger del Murcia Club de Tenis. Aquí no acaban sus logros recientes a tan temprana edad, pues esta victoria y la cosechada en el Masters de Villena en categoría júnior le han aupado hasta el puesto 501 de la ATP. Se trata de una hazaña sin parangón, pues es el único jugador en estos momentos de menos de 16 años en el ranking profesional y el italiano Jannik Sinner, 311 del mundo, es el que más acerca con 17 primaveras.

Ferrero le augura un futuro prometedor

Pese a que su nombre empieza a sonar al más alto nivel, no tiene prisa por pisar el terreno del profesionalismo. Bajo la tutela de Ferrero quiere ir sorteando etapas progresivamente y no llegar a la ATP sin antes pasar por todas ellas. A corto plazo, aspira a alcanzar el ‘top-ten’ júnior siendo todavía cadete. No es ningún secreto que sobresale entre los de su edad, pues es el actual campeón de España y de Europa en categoría Sub 16 y ha ganado la Copa Davis júnior con España. A nivel de competición, su siguiente reto es el Open de Francia júnior y convertirse en el primer español en ganarlo desde Carlos Cuadrado en 2001. Un triunfo podría dar lugar a un doblete para la ‘Armada’, ante la posibilidad de conquistar París el mismo año en que todos pronósticos deportivos dan a Nadal como el favorito para la modalidad absoluta ante el hecho de contar con 11 antorchas parisinas en su palmarés, y solo Novak Djokovic parece capacitado para evitarlo.

Las comparaciones son odiosas y más cuando muchos ven en el joven murciano algunas similitudes con el rey de la arcilla. Lo cierto es que solo hay unos pocos capaces de superar a un profesional con menos de 16 años y Alcaraz es uno de ellos. De pulir a este diamante en bruto se encarga Ferrero en Villena, quien da por hecho que tarde o temprano llegará a los primeros puestos de la ATP.

Un nuevo talento va camino de unirse a la NextGen que lidera Alexander Zverev (21 años) desde el sexto puesto de la general. En unos años puede que hablemos de un candidato al Open de Francia y al resto de grandes, aunque de momento él solo piensa en asentarse en el circuito júnior.