Cuando en Villena habían unas pistas de atletismo en condiciones a finales de los 80 y principio de los 90, estábamos muy orgullosos de las instalaciones que teníamos en la ciudad, de hecho competiciones importantes se hacían aquí debido a las prestaciones que daba, fácil para la carrera y nada cargante para la musculatura. Sí es cierto que para los concursos no era la más apropiada, pero ya se contaba con ello.

En las imágenes vemos dos pruebas de 1993 que congregaba a numerosos clubs de la zona y provincias colindantes.

Era la envidia sana de muchos entrenadores y atletas que acudían de ver en el buen estado que siempre estaban las mismas, principalmente para las carreras de fondo, con un suelo uniforme y cuidada al más mínimo detalle.

Pero claro los tiempos cambian y todo evoluciona. Ahora si no tienes una pista de material sintético estás en clara desventaja con el resto de atletas que sí la tienen y que pueden entrenar en unas condiciones más apropiadas.

Luego el resultado sale a relucir, salvando la calidad natural de cada cual fundamentalmente en pruebas técnicas como velocidad, saltos, vallas, lanzamientos, etc.

Por supuesto no nos cansaremos de demandar para nuestros jóvenes deportistas unas instalaciones propias a los tiempos que corren, para por lo menos luchar de igual a igual.