Raimundo Nus es amante de retos imposibles. Este argentino de nacimiento, pero villenero de adopción, miembro del CDME Trail Villena, ha estado en muchos lugares del mundo. Ha realizado auténticas proezas en bicicleta, andando o de rodillas, si hace falta.

Su nuevo reto es de autosuficiencia y en solitario. Nada más y nada menos que Islandia. “Quizás de los últimos reductos salvajes del planeta. Es tierra de hielo, fuego, de leyendas, misterios y vikingos”, apunta Rai.

Este aventurero califica este lugar de la siguiente manera: “Es la isla donde siempre hay un volcán, una cascada o una playa de arena negra”.

Van a ser 330 kilómetros de norte a sur, con tramos de 6.000 metros de desnivel positivo en menos de 100 horas, desde Akureyri hasta Skogar.

“Donde el clima es otra aventura. Sol, nieve, lluvia y el incansable viento que será un amigo de todo el viaje. Cruzaré muchos ríos (sin puentes), cruzaré un desierto volcánico. Subiré la montañas más jóvenes del planeta, y cruzaré entre glaciares para alcanzar una de las cascadas más bonita del país”, asevera Nus.

Por si fuera poco, en dicha aventura no tendrá cobertura, por lo que “sólo habrá que fiarse de mí, y que llegaré al otro lado. Cargaré con la comida y un saco de dormir, aunque en esta época el sol no se oculta totalmente nunca”, declara.

La aventura está servida. En 60 días esta isla, “la cual llevo años soñando con ella, creo que la conoceré desde sus entrañas. Iré desgranando la aventura en este tiempo. Ojo, Islandia. Un dinosaurio va a conquistarte, y va corriendo. Ese animal prehistórico se llama Raimundo Nus.