El 25 de noviembre, nuestra actividad montañera nos acercó hasta la pedanía de La Encina, para muchos villenenses una desconocida. Se trataba ni nada más ni nada menos que, de participar en El campeonato de Regularidad por montaña de la Comunidad Valenciana, organizado por el Centro Excursionista de Villena con la colaboración de la Federació d’esports de muntanya i escalada de la Comunitat Valenciana.

Después de tomar un pequeño desayuno en La encina, ofrecido por la organización, la marcha comenzó a las 8 de la mañana con la subida breve y exigente al cerro del Rocín (882 m.). Antes de ello, un pequeño incidente hizo que algunos participantes tuvieran que realizar algún kilómetro más de la cuenta, debido a un despiste, pero gracias a Dios todo quedó en una anécdota y que no deslució en absoluto el resto de la jornada.

Desde la cresta del Rocín, donde pudimos disfrutar de unas vistas espectaculares de los valles circundantes, seguimos la cuerda de la cima hasta alcanzar el primer collado donde giramos a la izquierda por su cara norte bajando hacia el valle del barranco del Mojón Blanco. Posteriormente fuimos por una pista en una subida continuada hasta el collado que separa el cerro Capurutxo de la cruz del Capurutxo, donde la mayoría de participantes tomamos un descanso para almorzar.

Desde aquí, iniciamos el camino de vuelta por una senda que recorre toda la zona de umbría del cerro Capurutxo, que, en esta época del año, debido a las lluvias tenia una frondosidad espectacular. Este tramo nos sorprendió sobremanera debido a la variedad de algunas especies típicas de zonas más húmedas, el rusco, helechos, ombligo de venus, madreselva y abundantes hongos de varias especies. Ya en la cara sur de la sierra llegamos hasta el pozo del Caicó, donde ya tomamos la pista que bordea la cara sur del Rocin y pasamos por las canteras de mármol existentes en la zona, hasta llegar a nuestro punto de partida.

Una vez realizada la entrega de premios, donde Aviana obtuvo el primer premio al club más numeroso con 32 participantes, la organización ofreció un aperitivo y este momento se aprovechó para comentar los incidentes de la jornada.

Desde aquí queremos dar la enhorabuena al Club Excursionista de Villena por la magnifica organización del evento y por dar a conocer La Encina y sus alrededores, una zona llena de sorprendentes parajes.