La ‘Benidormhalf’ reunió el sábado a unos 3.000 atletas en dos pruebas (Media Maratón y 10 kilómetros) que se desarrollaron con gran ambiente en las calles de Benidorm.

El villenense Andrés Micó logró el cuarto puesto, aunque podría haber disputado el triunfo de no ser que en los últimos 5.000 metros comenzó a sentirse mal, por lo que tuvo que aflojar el ritmo para concluir en ese cuarto puesto, que no está nada mal.

De un año a otro la carrera ha experimentado un crecimiento del 45% en participantes, según el organizador Fernando Brotons, que también precisó que un 38% de los atletas son de nacionalidad extranjera y que el 28% del total de «runners» son de procedencia británica.

En cuanto a la participación femenina, los organizadores expresaron su satisfacción porque continúa aumentando.