La piscina municipal de Ondara (Alicante) albergó este fin de semana (sábado tarde y domingo mañana) el primer Control Junior y Absoluto de la temporada. Primera toma de contacto de este nuevo curso para los nadadores y nadadoras del CN Villena, 16 en concreto, que van cogiendo ritmo de cara a lo que viene por delante.

Un control exigente en el que los nadadores de Villena recogieron los frutos del trabajo duro; la mayoría mejoró sus tiempos o al menos estuvo cerca de sus mejores marcas. Y eso es una gran noticia a estas alturas de la competición.

Destacable entre otras muchas acciones fue el reestreno de Alejandro Medina, que volvía a competir tras dos años fuera de las piscinas. Álvaro Suárez confirmo que está al mismo nivel que la temporada pasada y firmó el mejor tiempo de la sesión en el 200m libres (2:00.09). Javier Marí también nadó esta prueba, siendo el segundo mejor tiempo de su categoría. El propio Javier estuvo pletórico en el 50m libres con un 26.43, al igual que Rafa Mora, que paró el cronómetro en 25.78.

Competición muy fructífera para una sobresaliente Irene Díaz, que mejoró las marcas que ya tenía. En especial el 1.500m libres (19:34.80), donde logró la mínima para el Campeonato de España de larga distancia que se realizará en Valencia en el mes de enero de 2022.

La próxima competición será el sábado 23 de octubre en la piscina de Aspe (Alicante). En esta ocasión no será un control, si no la XVIII edición del Memorial de Natación Tomás Martínez. Los nadadores del Villena seguirán con la preparación para llegar lo mejor posible a esta cita.