Desde el pasado 1 de junio y hasta el próximo 31 de agosto, las piscinas municipales ya se encuentran abiertas y a disposición de aquellos usuarios que deseen utilizarlas. Al igual que en años anteriores, se mantiene el horario ininterrumpido desde las 11.00 horas hasta las 20 horas de lunes a domingo.

El responsable de Deportes, Jordi Miralles, quiso agradecer la labor realizada por la empresa que se encarga desde hace varios años del mantenimiento y explotación de las mismas ya que “las han dejado en perfecto estado, por lo que aprovecho para invitar a toda población que venga a disfrutarlas”.

Asimismo Nicasio Izquierdo, responsable de la gestión de las piscinas municipales, pidió a los usuarios que “respeten las normas del recinto porque son en beneficio de todos”, insistiendo en la prohibición de introducir vidrio o comer pipas u otros frutos secos que dejen cáscaras en el césped y podrían ser pisadas provocando alguna herida no deseada en la planta de los pies.

Los precios vigentes siguen siendo los mismos que en años anteriores, existiendo la posibilidad de adquirir bonos mensuales o con mayor periodicidad. Habrán servicios de socorrismo y bibliopiscina que estarán atendidos por personal especializado, y a partir del 25 de junio se ofertarán cursos de natación para quienes estén interesados.