Ayer lunes comenzó el primero de los dos turnos de la Escuela Municipal de Verano que se desarrolla hasta el 30 de julio, en las instalaciones deportivas de San Crispín y que cuenta con 600 plazas para niños.

A la Escuela de Verano asisten niños de 3 a 16 años de edad, en diferentes grupos según la edad, para adaptar las actividades a sus capacidades y cuenta con un servicio de guardería adicional para ampliar el horario y facilitar así la conciliación familiar y laboral. Como en años anteriores, se ofrecen también plazas para la modalidad deportiva Summer Camp, con actividades íntegramente en el idioma inglés.

Como novedad, este año se ha planificado para los niños inscritos en la escuela y que quieran participar en dicha actividad, de manera gratuita, una acampada nocturna para ambos turnos.

La Escuela presenta tres modalidades: una deportiva, con clases de tenis, balonmano, baloncesto, fútbol sala, pádel, todo ello con criterios adaptados al desarrollo psicodeportivo de los niños, y en la que habrá una hora diaria de natación; otra modalidad recreativa, con actividades como gymkanas, juegos recreativos y de natación; y por último, la modalidad ya descrita de Summer Camp, con actividades recreativas y manualidades impartidas en lengua inglesa.

El primer turno que comenzó ayer se prolongará hasta el 11 de julio y el segundo se desarrollará del 12 al 30 de julio, en horario de 9 de la mañana a una de la tarde.