Hace tiempo que dejó de ser una promesa para convertirse en uña realidad. Hablamos del joven villenense Juan Carlos Pérez Asunción, formado en la academia FairPlay y en los equipos inferiores del Villena CF y actual jugador cadete del Elda Industrial, equipo convenido al Atlético de Madrid, tras su paso por el Hércules CF.

Con el conjunto blanquiazul lo ganó todo. Eso hizo que los ojeadores tomaran buena nota de la calidad de Juan Carlos. Apareció el Villarreal, uno de los clubes que mejor trata a la cantera, ya no sólo en la Comunidad Valenciana, sino en toda España. De eso hace un año. Pero el cambio de aires ha sido positivo ya que ha vuelto a ser citado por el 'Submarino Amarillo' para disputar la prestigiosa "Villarreal Yellow Cup Summer".

Se celebra del 22 al 25 de junio, y se citarán un total de 18 clubes, con más de 65 equipos y más de 1.250 jugadores inscritos. En esta edición se cuenta con 1 grupo prebenjamín, 3 grupos benjamines, 4 grupos alevines, 4 grupos Infantiles, 3 grupos cadetes (categoría en la que competirá Juan Carlos) y 1 grupo juvenil. Estos ya están preparados para medir sus fuerzas y demostrar el nivel de juego contra cualquier adversario que se les cruce por el camino.

Entre todos los clubes participantes hay que realizar una especial mención a la participación del Olympique de Marsella francés, al California YSM, Inspire Soccer Texas o PDI United llegados de las Américas o al Jeunes Talents Sportif algeriano, lo que va a convertirse nuevamente en un torneo muy cosmopolita.

Durante los tres días de competición se disputarán cerca de 155 partidos en las tres sedes del torneo: la Ciudad Deportiva del Villarreal CF, la Ciudad Deportiva Pamesa Cerámica, sede oficial los últimos años de La Liga Promises, y la Ciudad Deportiva de les Alqueries.

Juan Carlos Pérez es un ejemplo más para chavales de su edad, que desean triunfar en el mundo del fútbol. Mimbres tiene. Ahora sólo falta que siga progresando, que le respeten las lesiones y que su ilusión por este deporte no se desvanezca, y poder ser, en unos años, uno de los titulares indiscutibles de un equipo grande.