Hay un dicho que apunta: "Entre todos la mataron y ella sola se murió". Anoche se llevó a cabo la Asamblea General más importante del Villena CF. Se decidía el futuro de una entidad centenaria.

En la noche de ayer, Ágora Habla adelantaba la noticia. La hasta ayer junta directiva presidida por Sixto Javier Estevan, presentó en su día la dimisión y se esperaba la presencia de alguna candidatura para coger las riendas del club villenense. Un joven se interesó, aunque el tema económico es lo que le hizo frenarse a la hora de gestionar a un club que languidece.

A la irregular gestión deportiva, hay que unir, en el plano deportivo, el descenso de categoría de los dos primeros equipos de la entidad: el senior, que desciende a Primera Regional, y el filial que lo hace a Segunda Regional.

Pero lo que agrava la situación del Villena CF es la deuda que arrastra, en parte, por el endeudamiento al no percibir la subvención correspondiente a este ejercicio por parte del consistorio de la ciudad, unos 7.000 euros, más unos 3.000 más.

La primera cantidad se podría resolver, aunque el resto sería más complicado. El enfermo está en la UVI, aunque todavía existe un rayo de esperanza para no tirar por la borda cien años de historia, y que muchos chicos y chicas se queden sin practicar su deporte favorito.

Ahora toma las riendas del club una gestora formada por ex directivos que tratarán de acelerar el cobro de la subvención municipal y, posteriormente poder conseguir el resto del dinero para abonar lo que se adeuda y poder, de esta manera, planificar la próxima temporada, siempre y cuando la entidad no acabe desapareciendo.