El Sporting de Villena ha dejado pasar una nueva oportunidad para agarrarse a la clasificación y poder luchar hasta el final por la permanencia en el grupo VI de la Primera Regional valenciana.

Tenía ante el Moixent una nueva final y de nuevo no la ha sabido aprovechar. Curiosamente, la próxima semana se mide ante el filial del Villena, que también se juega la permanencia. Podría ser el equipo que entrena Javi Vidal el que condenara al “City” al descenso, aunque la irregular segunda vuelta del Sporting ha hecho que esté como farolillo rojo del grupo.

La derrota del Rayo Ibense B permite a los de Remi Beltrán tener una mínima opción de supervivencia en la categoría. Quedan nueve puntos en juego, el Sporting suma 19 puntos y la salvación la marca el cuadro de Ibi, que cuenta con 27 puntos.

El cuadro villenense, tras la derrota ante el Moixent por 3-0, tiene que medirse al Villena B, a La Coca de Aspe y al Novelda B. Tiene que ganar todo lo que le queda y que pierdan el filial del Villena y el Rayo Ibense B los tres partidos que le quedan. Es muy complicado, aunque mientras hay vida, hay esperanza.