Dentro de lo que parecía una grave lesión se ha quedado en un susto. El villenense Álvaro Tomás, que se lesionó ayer durante el partido que disputaba la Selección Valenciana juvenil ante Balerares, en el Campeonato de España de comunidades autonómicas, y que fue trasladado a un centro hospitalario de Ibarra, Guipúzcoa, padece un esguince de tobillo de grado dos. Todo hacía presagiar que el jugador formado en la cantera del Bel-liana FS y que milita en el Elche CF Sala, podía tener una lesión más grave, aunque todo se quedó en un susto.

Ágora Deporte tuvo la ocasión de hablar con el villenense que se encontraba muy tranquilo tras abandonar el centro médico, y que relataba que "dentro de lo malo ha sido lo mejor, aunque estoy bastante dolorido". No es para menos, ya que el villenense es el capitán del combinado valenciano, y que arrancó ayer con un triunfo ante la selección de Baleares.

Lejos de abandonar la concentración y regresar a tierras levantinas, Álvaro apuntó que "me voy a quedar aquí para ser tratado por el fisio de la selección y, de paso, animar y hacer piña con mis compañeros".

El esguince de grado dos se trata de una distensión ligamentosa con rotura parcial, no necesita inmovilización, con tratamiento y fisioterapéutico precoz de 2 a 5 semanas de duración. La persona que sufre esta lesión puede caminar con grandes dificultades y dolores, además el edema o hinchazón surge casi en el momento de la lesión, el hematoma que se produce por la rotura de fibras también es evidente y aparece de manera rápida.

Desde Ágora Deporte le deseamos a Álvaro Tomás una pronta recuperación. ¡Mucho ánimo!