Primera victoria de la temporada en la cuarta jornada del campeonato ligero, buen partido el disfrutado por los aficionados en sesión de tarde del sábado, buena entrada en las gradas del pabellón municipal y una necesidad acuciante de abrir el casillero de puntos en una jornada propicia ante uno de los recién ascendidos.

El partido se juega al ritmo que impone el equipo local con llegadas intermitentes a puerta cuyo cancerbero se convierte, o convertimos en la estrella del partido, una tras otras las oportunidades se marran ante el portero o los palos y como dice el refranero; tanto va el cántaro a la fuente… pues si en este caso el cántaro se rompe en nuestra contra, salida rápida de los alicantinos y el primer gol sube al electrónico.

El equipo propone juego siendo peligrosísimo en todas las jugadas de estrategia, más espeso en el ataque estático y sin muchos problemas en defensa, pero sin duda en el minuto 15 se demuestra qué, aunque el juego era nuestro el gol no lo era, segundo gol tras rechace y las dudas aparecen.

Con este resultado visitamos el vestuario con la clara idea de ser superiores al rival y que el desgaste de la primera parte lo debían pagar en la segunda, el cambio de defensa con una presión que impedía al rival sacar con claridad el balón y el juego de 5 que creaba innumerables ocasiones fue el detonante para el cambio de tendencia, primero Migue con un buen gol que abría la lata y posteriormente Alejandro y José Martín adelantaban al equipo y terminaban por hundir las expectativas de Akrasala, la irrupción de dos juveniles en el partido como son Manu Sánchez con dos dianas y Raúl Peñas es otra de las buenas noticias para el equipo, pues aseguran recambio y competencia de calidad.

Buen partido en términos generales, primera victoria de la temporada para subir los ánimos y afrontar la visita de la semana que viene en Aspe con fuerza ante un rival que nos pondrá las cosas difíciles.