Este domingo se ha celebrado la 4a Etapa Volta a la Marina, con un final esperpéntico por las calles de Benidorm.

Con Carlos Martín luciendo el maillot de 1er alicantinos, dábamos comienzo a una etapa ya conocida por corredores y aficionados.

8 vueltas a un circuito por los alrededores de Terra-Mítica dificultado por un kilómetro de ascenso que iba desgajando el pelotón al paso de las vueltas.

A falta de 1 giro, menos de 40 hombres quedaban en el grupo de cabeza, pero nosotros teníamos una gran representación con 7 corredores: Carlos, Domene, Román, Nacho, David (Napo), Castillo y Vigil.

En la rapidísima bajada hacia Benidorm, nos posicionábamos delante para lo que se preveía un desenlace al sprint. Difícil sería batir al líder Pedro J. López, pero se daban todas las circunstancias para conseguirlo.

A partir de este momento sucedía algo grotesco a falta de 1 kilómetro. La moto que guiaba la cabeza tomaba la dirección equivocada encaminando a los hombres de cabeza por tráfico abierto, direcciones prohibidas, peatones...

Solo un reducido grupo de unos 10-12 ciclistas tomaron la dirección correcta. En él estaba Napo, quien consiguió entrar séptimo en meta y primer Élite. Enhorabuena David Pérez Rico, por dar la cara durante toda la carrera y por esta merecida recompensa.

No acabó aquí la cosa, pues quedaba la traca final. Todo el mundo se quedó perplejo cuando vieron al grupo del líder disputando el sprint en dirección contraria. No embistiéndose los unos contra los otros por escasos 3 segundos.

Nos quedamos con la miel en los labios tras este final desconcertante, pues a nivel individual hubiéramos podido conseguir lo máximo. Destacamos también el 1er puesto por equipos que supongo nos asignaron por número de integrantes.