La Comunitat Valenciana, en su lucha por contener la expansión del coronavirus, dictaminó las nuevas medidas relativas al deporte para reducir al máximo los grupos de personas que se pueden juntar durante su práctica y como público de esos mismos acontecimientos. Así, se han reducido hasta 20 las personas que se pueden reunir en interiores y hasta 30 las que pueden juntarse para realizar deporte en instalaciones o espacios exteriores. La Consellera de Sanitat, Ana Barceló, también anunció que los eventos deportivos se tendrían que disputar sin público y que, en la medida de lo posible, habría que evitar el contacto físico entre deportistas (en deportes individuales o por parejas) para, así, respetar la distancia de seguridad entre personas.

Estas medidas afectan, sobretodo, al deporte amateur y no profesional, pero no por ello las quejas desde las diferentes organizaciones deportivas se han hecho notar menos durante los últimos días. El tejido asociativo del sector se ha pronunciado durante las últimas semanas al respecto, recordando que el deporte es un espacio seguro y que, además, es necesario para la salud de muchas personas. Además, se ha recordado que son muchas las personas que se dedican de forma profesional a muchas de las disciplinas integradas dentro del deporte valenciano, y que pueden verse afectadas por estas nuevas medidas.

Y es que el deporte como tal se ha convertido con el paso de los años en un negocio que reúne a muchísimos trabajadores distintos y que, además, genera dinero a partir de servicios externos a la propia actividad física. Los patrocinios de muchos equipos, grandes y pequeños, hacen que estos dependan de esas inyecciones económicas para poder salir adelante.

Algunas veces, estas inyecciones son representadas por las casas de apuestas de España, así también como por las extranjeras. Ambas conforman una de las industrias que más dinero generan dentro del mundo del deporte, y que ahora han podido volver a generar contenido gracias a la vuelta de las competiciones profesionales. Pese a no estar presentes en deportes de carácter amateur, si que aparecen como patrocinadores de según qué equipos juveniles o formativos. Igualmente, muchos negocios locales también forman parte de este entramado de patrocinios que, al final, beneficia a muchos colectivos distintos. El público que paga por entrar a un acontecimiento deportivo también ayuda al desarrollo de esas actividades, e incluso las televisiones o medios locales pueden ayudar a promocionar equipos o deportistas individuales.

Las restricciones en el mundo del deporte valenciano irán variando en función de lo que ocurra en los próximos meses, aunque parezca bastante claro que la normalidad no llegará, como mínimo, hasta el año que viene. Desde las instituciones se está pidiendo paciencia para poder reducir los contagios, mientras que desde las organizaciones deportivas se insiste que sus espacios son absolutamente seguros.