Sergio Hernández y el villenense Ricardo Martínez han debutado en la categoría de buggies en la Baja Aragón, prueba valedera para el Mundial, imponiéndose en la 'categoría stock' de la Yamaha Cup.

Desde el inicio de la prueba han puesto entre las cuerdas a sus rivales, aun teniendo problemas en cada tramo, como por ejemplo realizar más de la mitad de la etapa prólogo con una rueda pinchada, ya que al ser un tramo tan corto sería mucho peor parar a cambiarla.

Pero estos dos grandes supieron remontar a pesar de que en el tramo del domingo tuvieron que correr sin poder frenar durante unos 100 kilómetros. No obstante, demostraron su valer con el gran resultado final.

El copiloto villenense no tenía más que palabras de agradecimiento a la finalización de esta prueba de gran renombre: "Es de bien nacidos ser agradecidos. En primer lugar a mi compañero y amigo Sergio Hernández, por confiar en mi para este proyecto, un proyecto preparado con muchísima ilusión, como puerta de entrada a un mundo que nos apasiona, y que no es otro que la competición de primer nivel".

Por supuesto que Martínez no se olvidó de los suyos: "En segundo lugar a nuestras familias que nos aguantan en los momentos previos insoportables, con la cabeza en otros sitios, nuestras locuras y todo lo que conlleva, pero son los primeros en estar al pie del cañón, en casa o en la pista, sin perdernos de vista ni un solo minuto".

También tuvo palabras de elogio hacia los patrocinadores y equipo: "En tercer lugar a nuestro equipazo de seguimiento que nos han cuidado, mimado y aconsejado en cada momento, con un seguimiento espectacular. A la familia Motoquad Magina Racing Team, que nos han preparado un vehículo perfecto para debutar en esta especialidad. Y por supuesto a todo el equipo Yamaha YXZ1000R Cup, que nos han hecho sentir como en casa".

Sergio Hernández

Por otro lado, el piloto de Jávea Sergio Hernández habló maravillas de Ricardo: "En estoy muy agradecido a Ricado. Esa ilusión que desprendes y que contagias a todo el que tienes alrededor por este mundo es impresionante. No podría haber tendido mejor compañero en esta aventura que no ha hecho más que empezar. Gracias por ser un crack como copiloto, pero aún te agradezco más el ser un amigo. Gracias por confiar en mí".