La Asociación Amigos del Camino de Santiago de Villena tiene como uno de sus objetivos dar a conocer y difundir los aspectos más interesantes del camino del sureste, que es el que tomaban los peregrinos que residían en la provincia de Alicante, así como aquellos que llegaban a la costa mediterránea por el puerto de Alicante para llegar a Santiago de Compostela.

Por ello, desde el año 2014 se están realizando dos etapas al año del camino del Sureste, se comenzó con la etapa Sax-Villena , seguida por Villena-Yecla, a continuación en el año 2015 Yecla- Montealegre y Montealegre-Pétrola, se siguió en el año 2016 con Pétrola-Chinchilla y con Chinchilla-Albacete, en el año 2.017 desde Albacete a La Gineta y La Gineta- La Roda y por último en este año 2018 se realizó La Roda-Minaya y Minaya- El Provencio. Cada vez que se realiza una etapa de este histórico itinerario se profundiza en el conocimiento de la cultura de cada uno de las poblaciones por donde transcurren las etapas.

El 11 de noviembre de 2018, la asociación amigos del camino de Santiago de Villena, realizo la 11ª etapa del camino del Sureste que transcurre entre los municipios de Minaya (Albacete) y El Provencio (Cuenca) un total de 22 km. En esta ocasión 37 personas entre socios y amigos de nuestra asociación nos desplazamos en autobús para realizar esta etapa, concretamente comenzamos a caminar desde la pedanía de Casas de Roldán a unos 5 Km. de Minaya.

Salimos de la población por la calle de la iglesia para coger una pista que transcurre entre el paisaje manchego que nos acompañó durante toda la jornada entre los cultivos de viñas, ajos, trigo...etc. El camino nos llevó hasta una planta de energías renovables con unos singulares paneles en forma de sobrillas. Continuamos el camino siguiendo las flechas amarillas que aparecían por diferentes lugares como piedras, tuberías, postes… de forma que el peregrino podía seguir perfectamente el camino sin peligro a perderse.

A unos 5 km. del punto de partida pasamos por una casa de labranza llamada Cuesta Blanca donde paramos para almorzar y renovar fuerzas, pues con pan y vino se hace el camino. A partir de aquí seguimos la Ruta de D. Quijote entre el límite provincial de Cuenca a nuestra derecha y Albacete a la izquierda. A unos 16 km. desde nuestra salida cruzamos la autovía A-43 y luego la carretera de Villarrobledo a San Clemente, continuamos por un camino que nos llevo a nuestro destino El Provencio. Entramos al pueblo por el puente del Rey (siglo XI y XII) sobre el rio Záncara, su nombre se debe a que el rey Carlos V paso por él en 1541.

En el Provencio tuvimos una acogida estupenda pues nos recibieron el alcalde,Julián Barchín y Delia la responsable de la oficina de turismo, que organizó una visita guiada por la población para darnos a conocer su iglesia de Nuestra Señora de la Asunción estilo gótico tardío y principios del renacimiento (siglo XVI), las cuevas urbanas que hay en las casas y una ruta de arte urbano que consta de grafitis realizados en algunas fachadas producto de un concurso que se realiza en la feria internacional del cómic de El Provencio.

Culminamos la visita en el pabellón de la feria donde nos ofrecieron una demostración de productos típicos manchegos y pudimos probar “la cuerva” una bebida típica a base de vino y frutas. Desde aquí agradecemos a la población de El Provencio esa estupenda acogida a los peregrinos de Villena, pues nos llevamos una agradable imagen de la cultura del pueblo y sobre todo de la amabilidad de los provencianos y provencianas.

La asociación tiene previsto seguir con esta actividad de recorrer las siguientes etapas del camino del sureste, en concreto de El Provencio – Las Mesas y de Las Mesas a El Toboso para ello más adelante se dará información más detallada. Y es que el peregrino necesita volver al camino, pues en él encuentra hospitalidad, amistad y compañerismo, disfrutando de la naturaleza y de las grandes obras de arte de nuestros pueblos.